Sign In

Sala de prensa

Ícono Calendario 4/7/2022

Precios de alimentos comenzaron a estabilizarse en febrero

• Los mayores incrementos se presentaron en los precios de las papas, las frutas y el arroz, aunque en porcentajes inferiores a los observados en el mes de enero.
 
• Se destaca el aumento persistente de los precios de las papas negras, debido al alto uso de fertilizantes que representa un 25 % en los costos totales.
 
Bogotá, 07 de marzo de 2022 (@UPRAColombia, @felipeff). Productos como los tomates, la habichuela, el lulo, la mora, las papayas, los plátanos, los quesos y la panela han presentado una importante reducción en la magnitud del crecimiento de sus precios. Otros productos tuvieron variaciones negativas, por ejemplo, los precios de la cebolla cabezona roja pasaron de crecer 4,2 %, en enero, a registrar una variación de –4,9 % en febrero. El mismo comportamiento se observó en la cidra (llamada guatila en algunas regiones), la habichuela, los repollos, la zanahoria, la guayaba pera, el lulo, la piña Gold, la arracacha, el plátano guineo, el fríjol cabeza negra, el queso Caquetá, algunos cortes de carne de cerdo, el pollo entero fresco sin vísceras y el azúcar.
 
En el Boletín de abastecimiento de productos agropecuarios y seguridad alimentaria emitido por la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria-UPRA, se explica que esta mejora se debe al aumento en el abastecimiento y, con ello, las caídas en los precios de un grupo importante de estos productos como la zanahoria, la cebolla cabezona roja, los repollos verde y morado, la lechuga Batavia, entre otros. Lo anterior da muestra de la rápida recuperación que se presenta en estos productos y de que se aprovechó la coyuntura de altos precios observados en enero. Además, permite validar algunas de las proyecciones que se hicieron a principios del año según las cuales se esperaba una reducción importante en los precios una vez llegaran las cosechas incentivadas por los movimientos inflacionarios al cierre del 2021. 
 
De acuerdo con los datos registrados por el SIPSA (DANE), otras hortalizas, como los tomates, presentaron una importante mejora en el abastecimiento durante enero y febrero y se espera que tal tendencia continúe a fin de que los precios sigan bajando. Específicamente, los tomates chonto y riñón, que en enero aumentaron sus precios en un 36,6 % y 5,4 %, en promedio, para febrero redujeron estas variaciones al 4,9 % y al 0,8 %. 
 
En el grupo de los tubérculos y plátanos, se destaca la persistencia al aumento en los precios de las papas negras. Si bien durante febrero se presentó un incremento en el precio, este fue menor al observado en enero; por ejemplo, mientras en enero el precio del kilo de papa parda pastusa presentó un incremento del 30,4 %, para febrero el aumento fue del 10,9 %.
 
Esta situación podría explicarse por el alto uso de fertilizantes en este cultivo. Según estima la UPRA, la compra de este insumo representaba un 25 % en los costos totales, porcentaje que debe haber crecido, considerando que los precios de los fertilizantes aumentaron en un 125 % en los últimos doces meses debido a condiciones inflacionarias internacionales. Para abril, sin embargo, se espera que los precios desciendan cuando comiencen a salir las nuevas cosechas; eso pasaría solo si los costos de insumos como los fertilizantes se logran regular un poco en el país, aún en medio de la coyuntura internacional. 
En el caso de los cereales, el arroz fue uno de los productos con aumentos más significativos en los precios. El llamado arroz «de primera» pasó de registrar un aumento promedio del 10 % al 16,9 % en febrero; comportamiento muy parecido se presentó en el arroz «de segunda», en el excelso y el sopa cristal. Al igual que en los otros grupos, en este también algunos productos presentaron reducciones en sus precios; entre ellos se puede relacionar al fríjol cargamanto blanco, el fríjol cabeza negra nacional y el maíz blanco. En los fríjoles secos, lo destacado fue la reducción en el crecimiento de sus precios. 
 
En las frutas aumentaron los precios del maracuyá, los limones Tahití y común, los mangos, las mandarinas y, en general, de las frutas que son producto de cultivos permanentes. Estos cultivos necesitan las épocas de verano para consolidar su producción y como el 2021 fue un año especialmente lluvioso, la oferta de estas y otras frutas es muy limitada en este momento.
 
En las carnes el balance resulta relativamente equilibrado, en este grupo, caen los precios de la carne de cerdo en cortes como el pernil con hueso, la costilla y el lomo. En el caso del pollo, cae muy levemente (0,3 %) el pollo entero fresco sin vísceras; también se observa que caen los precios de cortes como la pechuga y la pierna pernil sin rabadilla, aunque aumenta muy levemente el precio del pollo congelado. La carne que subió de precio fue la de res, en especial los cortes como sobrebarriga, chatas, lomo, entre otros, presentaron aumentos que no superaron el 2 %.