Noticias

El fortalecimiento de los componentes rurales de los planes de ordenamiento departamental (POD) y municipal (POT) promueven el desarrollo rural integral

El fortalecimiento de los componentes rurales de los planes de ordenamiento departamental (POD) y municipal (POT) promueven el desarrollo rural integral

 
Bogotá. Jueves 7 de julio de 2022. @Minagricultura @UPRAColombia. La Agencia de Renovación del Territorio y el Ministerio de Vivienda Ciudad y Territorio realizan un ciclo de talleres en ordenamiento territorial y su armonización con los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET). El objetivo es capacitar a funcionarios y contratistas de los 170 municipios PDET sobre los principales conceptos y normativas para formular, actualizar y armonizar los planes de ordenamiento territorial (POT).
 
El 6 de julio del 2022 se realizaron dos presentaciones a cargo del Minvivienda y la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria: la primera trató el desarrollo del ordenamiento departamental como elemento transversal para el ordenamiento territorial de las subregiones PDET y, la segunda, sobre ordenamiento territorial rural agropecuario y su articulación con las iniciativas PDET en los planes de ordenamiento departamentales (POD) y municipales (POT).
 
Luis Felipe Márquez, asesor de la Dirección de Espacio Urbano y Territorial del Ministerio de Vivienda Ciudad y Territorio, explicó que en la actualidad se realiza un proceso de reglamentación del ordenamiento departamental que servirá de insumo para el Gobierno entrante: «Un plan de ordenamiento territorial departamental es un instrumento para articular políticas, directrices y estrategias de ordenamiento físico-territorial con los planes, programas, proyectos y actuaciones sobre su territorio y cuyo alcance es articular y promover programas, planes y proyectos sectoriales de nivel nacional departamental y municipal que tengan incidencia territorial y sean de interés departamental o supramunicipal; definir escenarios de uso y ocupación del suelo de manera complementaria a la competencia que por mandato constitucional fue asignada a los municipios y Distritos; promover procesos de desarrollo territorial orientados a los procesos de ordenamiento supramunicipal, entre otros puntos».
 
Por su parte, el profesional de la Dirección de Ordenamiento Social de la Propiedad y Mercado de Tierras de la UPRA, Jonathan Rozo González, en la segunda parte del taller, basó su presentación en una explicación técnica sobre los lineamientos e instrumentos de ordenamiento territorial rural agropecuario que permiten articular las iniciativas PDET en los POD y en los POT.
 
Los PDET son un instrumento de planificación y gestión a 10 años para enfocar y priorizar el desarrollo en los territorios más afectados por el conflicto armado, con mayores índices de pobreza, presencia de economías ilícitas y debilidad institucional. Esta atención especial a los PDET cumple con lo establecido en el punto 1 de la propuesta de Reforma Rural Integral del Acuerdo Final para la Terminación el Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, con lo que se espera aportar soluciones de desarrollo rural requeridas para el posconflicto. 
 
Así, el desarrollo rural se constituye en un pilar fundamental para generar equidad y cerrar las brechas urbano-rurales. Desde la UPRA, se plantearon 7 apuestas principales para promover el uso eficiente del suelo:
 
Protección de los suelos agropecuarios
Gestión y administración de las tierras rurales
Mejorar la competitividad de las actividades agropecuarias
Mejorar la calidad de vida de la población rural
Articular los instrumentos agropecuarios al ordenamiento territorial
Velar por la ocupación ordenada del territorio.
 
La UPRA trabaja de la mano con la Agencia de Renovación del Territorio (ART) y acompaña en algunas subregiones la implementación de las iniciativas de los 8 pilares que conforman los Planes de Acción para la Transformación Regional (PATR), donde se destaca que el ordenamiento productivo y social de la propiedad rural es un eje transversal de la implementación de los PDET:
 
Pilar 1. Ordenamiento social de la propiedad rural 
Pilar 2. Infraestructura y adecuación de tierras 
Pilar 3. Salud rural 
Pilar 4. Educación rural y primera infancia
Pilar 5. Vivienda, agua potable y saneamiento básico rural
Pilar 6. Reactivación económica y producción agropecuaria
Pilar 7. Sistema para la garantía progresiva del derecho a la alimentación 
Pilar 8. Reconciliación, convivencia y construcción de paz. 
 
Rozo González explicó: «Desde la UPRA consideramos que la frontera agrícola es un instrumento que deben tener en cuenta los planes de ordenamiento departamentales y municipales, y por el que se visibilizan las 39.600.143 hectáreas que la conforman para generar actividades productivas. Esta articulación permite que los entes territoriales incorporen la frontera agrícola nacional como área de referencia en sus instrumentos de planificación y gestión del suelo rural. Igualmente, deben adaptarla a su ámbito territorial de acuerdo con la información disponible en su jurisdicción de acuerdo con la metodología UPRA».
 
El profesional agregó que un encadenamiento detallado de las iniciativas de cada pilar permite fortalecer los componentes rurales de los POD y POT, es una señal en el sentido indicado para implementar la Reforma Rural Integral que «reconoce el papel fundamental de la economía campesina, familiar y comunitaria en el desarrollo del campo, la erradicación del hambre, la generación de empleo e ingresos, la dignificación y formalización del trabajo, la producción de alimentos y, en general, en el desarrollo de la nación, en coexistencia y articulación complementaria con otras formas de producción agraria».
 
Para ver el taller Ordenamiento Departamental, Productivo y Social de la Propiedad Rural, ingrese aquí: https://www.youtube.com/watch?v=vtXXv6qVH9U