Noticias

«Apicultura y agricultura se complementan», dice viceministra de asuntos agropecuarios en foro realizado en el Congreso de la República

Minagric

Bogotá, 21 septiembre de 2018 (@MinAgricultura - @AndrsValencia9). La viceministra de Asuntos Agropecuarios, Marcela Urueña Gómez, participó en el debate sobre la cría de abejas y el desarrollo de la apicultura en Colombia y aseguró que debe conservarse la equidad y equilibrio entre los diferentes subsectores agropecuarios.

En el marco de un foro realizado en la Comisión V del Senado de la República, en donde apicultores, senadores, gremios y demás interesados en la cadena, debatieron el proyecto de Ley 251 de 2018, que busca proteger las abejas y fomentar su producción, la alta funcionaria resaltó la importancia que le otorga el Ministerio a la actividad y la necesidad de generar conciencia sobre su importancia por el papel que juegan como polinizadoras en la agricultura, la generación de ingresos, la productividad y la sostenibilidad ambiental.

“Está clarísimo que apicultura y agricultura se complementan, se necesitan mutuamente. La idea es fomentar el uso de las buenas prácticas que nos permitan generar sinergias entre estas dos actividades, la equidad y el equilibrio que les permitan mantenerse como aliados”, afirmó la viceministra Urueña.

Respecto al articulado propuesto, señaló la necesidad de conciliar los intereses entre apicultura y agricultura para lo relativo a la propuesta de establecer áreas libres de agroquímicos pues aún no es clara la relación de causalidad entre el uso de estos y la muerte de las abejas.

Señaló que es necesario hacer ciertas modificaciones al articulado relacionadas con definir y delimitar las competencias institucionales del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y a partir de ahí crear las acciones de política pública en región.

Igualmente, planteó la creación de una Comisión Nacional Apícola, como el espacio de diseño de la política, en donde se articule lo que se lleva a cabo en terrero desde la cadena, creada en 2012, y la conformación de unas mesas técnicas que se responsabilicen de la investigación y la implementación de buenas prácticas

“Desde allí debemos establecer las acciones para conciliar los intereses de la agricultura y la apicultura y articular las instituciones del sector agropecuario con la iniciativa privada en las regiones, esto para impulsar y mejorar las prácticas de esta actividad”, puntualizó.