Evaluación de tierras

 

Proceso mediante el cual se establece el desempeño de la tierra para un uso específico o sea la aptitud de uso de cada una de las clases de tierra existentes en una zona para determinados usos (FAO, 2007). El objetivo de la evaluación es proponer sistemas de uso que sean biofísicamente apropiados, socialmente aceptables, económicamente viables y que no ocasionen impactos negativos en el medioambiente, es decir, que sean sostenibles a largo plazo (Martínez, et al. 1997); se considera un instrumento dentro de la etapa inicial del ordenamiento productivo que busca priorizar las apuestas productivas e identificar las áreas estratégicas productivas.

   

 

En la actualidad, la UPRA ha desarrollado e implementado la metodología de zonificación de aptitud para cultivos comerciales, pecuarios, forestales y acuícolas y pesqueros en las siguientes cadenas:

Terminados:

  • Plantaciones forestales
  • Papa
  • Cacao
  • Caucho
  • Palma de aceite
  • Avícola

En desarrollo:

  • Maíz amarillo de clima cálido
  • Arroz
  • Hortofrutícolas (Aguacate Hass, mango, piña, papaya, fresa, ají, pimentón, cebolla)
  • Acuícola (cachamas blanca y negra, tilapias híbrida y roja, trucha arcoíris, camarón blanco, pirarucú y otras especies nativas).
  • Pesquero (marina artesanal camarón, continental, bocachico del Magdalena).

 

En evaluación de tierras, se desarrolló la metodología en dos escalas de trabajo: 1:100.000 y 1:25.000; hasta el momento se ha obtenido lo siguiente:

Elaborados:

  • Sur del Tolima
  • Norte del Cauca
  • Cauca
  • Catatumbo
  • Altillanura (1:25.000)

En desarrollo:

  • Tolima
  • Antioquia
  • Cesar