Noticias

Diálogo institucional y académico sobre ordenamiento rural y urbano

UPRA_ordenamiento

Bogotá, 1 de noviembre de 2017 (@UPRAColombia). En el marco de los 20 años de la Ley 388 de 1997, la línea de investigación en Derecho, Territorio y Gobierno Local del Grupo de Investigación en Derecho Administrativo de la Universidad Externado de Colombia, lideró el II Congreso Internacional de Bienes Públicos y Ordenación del Territorio, que tuvo como objetivo generar un espacio de diálogo y reflexión en materia de ordenamiento urbano, rural y territorial.

Como parte de la jornada, la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria, UPRA, en cabeza de la Directora de Ordenamiento Social de la Propiedad y Mercado de Tierras, Dora Inés Rey, participó en el panel: “El urbanismo frente a los desafíos de la Reforma Rural Integral”, junto a Jhenifer Mojica, Subdirectora del área de litigio y protección jurídica de la Comisión Colombiana de Juristas; Jorge Camargo, Delegado para asuntos agrarios Defensoría del Pueblo; Darío Fajardo, profesor de la Universidad Externado de Colombia y  Jaime Augusto Correa, Profesional Especializado de la UPRA y profesor de la misma universidad, para dialogar sobre los diferentes retos que trae la reforma rural integral en los planes de ordenamiento territorial, en la articulación de instrumentos y el rompimiento de brechas entre el campo y la ciudad. De este diálogo entre los panelistas surgieron las siguientes apreciaciones:

  • Existe una precariedad del componente rural en los planes de ordenamiento territorial, se requiere que en las actualizaciones de los mismos haya un equilibrio desde la disponibilidad de acceso a bienes y servicios por parte del componente rural de cara al componente urbano.
  • Tiene que existir una construcción desde la base de los territorios de la política, no puede seguir siendo una política unidireccional sino requiere aproximarse a un concepto de verdadera gobernanza territorial participativa.
  • Tiene que existir una forma de cambiar la dimensión de apreciación del campo como una carga social y promover el fortalecimiento de los distintos actores.
  •  La delimitación de la frontera agrícola es un instrumento de contribución muy importante para generar una gestión armonizada del desarrollo del campo con una visión multifuncional. 
  • Los territorios son diferenciales y dinámicos, solamente de esa manera será posible lograr una consolidación de la reforma rural integral a partir del urbanismo, no solamente a través del POT, sino de los demás instrumentos de planificación, más que generar una armonización debe haber una integración entre los mismos.